Cuidados durante el embarazo

El embarazo es una etapa muy especial en la vida de las mujeres, sobre todo la primera vez, porque durante estos meses se enfrentan a sensaciones hasta entonces desconocidas. Algunas están muy seguras de haber querido embarazarse. Otras, en cambio, avanzan con el embarazo entre el deseo de tenerlo y la inseguridad que da el no saber si ha sido acertado o no.

Durante esta etapa es importante considerar algunos cuidados que pueden ayudar a un desarrollo normal del feto y una buena salud, tanto para el bebé como para la madre.

Lo primero a considerar es la alimentación. No hay alimentos prohibidos, a menos que sean restringidos por un diagnóstico médico. Sin embargo, lo mejor es consumir alimentos naturales, dejando de lado las gaseosas, los churros y otros alimentos poco nutritivos que no son adecuados ni para el bebé ni para la mamá.

Caso contrario, se recomienda consumir proteínas presente en los huevos, leche, carne de res o pollo y frijoles. También, muchos vegetales y frutas frescas.

Especialmente útiles son las verduras de colores verde claro y oscuro que tienen hierro para la formación de la sangre. Por último, no olvidar los cereales, como el trigo, arroz y maíz, ya que con todos estos alimentos se completa una dieta balanceada.

Otros aspectos importantes son una buena higiene, desde el cepillado de los dientes tres veces al día, hasta el lavado de las manos antes de comer o después de ir al baño, así como la higiene en su zona genital después de cada relación sexual.

Se recomienda también hacer ejercicio moderado. Para ello se recomienda yoga para embarazadas, suave pero regular, y hacer descansar la espalda y los pies en varios momentos del día por períodos cortos.

Durante el embarazo se debe evitar algunos factores que son dañinos. Nos referimos al tabaco, alcohol, rayos x, cargar con grandes pesos, medicamentos no autorizados. Algunos, incluso, están prohibidos, como el Mebendazole y otros desparasitantes. En ningún caso es recomendable la automedicación y, durante el embarazo, es mucho más delicado tomar medicamentos que no hayan sido recetados.

iStock_000003587020_Medium.jpg

Anuncios

Infecciones de transmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son aquellas que se transmiten en personas de cualquier edad, hombres y mujeres, por contacto sexo coital, durante las relaciones vaginales, orales o anales desprotegidas.

Aunque son un problema viejo que la medicina moderna en muchos casos puede tratar con éxito, no solo no han desaparecido, sino que en algunos casos están extendiéndose. Algunos factores que favorecen la proliferación de las ITS son: a) la falta de información, b) a veces son difíciles de detectar porque no presentan síntomas “visibles”, c) por miedos y vergüenzas imaginables, por lo cual casi nunca se hablan en pareja o se consulta al respecto.

Las más comunes

Algunas infecciones de transmisión sexual más comunes son: sífilis, gonorrea, herpes, chancro, clamidia, virus papiloma humano (VPH), sida (VIH), hepatitis C. Estas enfermedades pueden presentar diversos síntomas, tanto en el hombre como en la mujer. Algunos de los más comunes en el hombre son: presenta llagas, úlceras o ampollas en el pene; siente dolor intenso al orinar y segrega pus por el pene. En el caso de las mujeres, algunos síntomas pueden ser: picazón en la vagina, dolor, ardor o sangrado después de las relaciones sexuales, secreción vaginal con mal olor y de color amarillento o verdoso y dolores fuertes en el bajo vientre.

En todos los casos se debe buscar ayuda médica urgente. Un tratamiento temprano puede evitar daños permanentes. Estos daños podrían ser la infertilidad en el hombre y la mujer, daños congénitos al bebé, abortos o afecciones al sistema nervioso. Además, tener cualquiera de las primera enfermedades aumenta el riesgo de contraer Sida.

Es también valioso prestar atención que uno de los dos, ya sea el hombre o la mujer, que tenga algunos de los síntomas descritos es seguro que su pareja también tiene que buscar tratamiento aunque no tenga síntomas, ya que, de lo contrario, no se podrá cortar la infección, sino que habrá reincidencia.

vih1

Niño o niña: ¿quién determina el sexo del futuro bebé?

Es frecuente, entre algunos hombres principalmente, culpar a las mujeres por el sexo de la nueva criatura, sobre todo cuando no están de acuerdo con lo esperado. Sin embargo, no obstante es de aclarar que es el hombre quien, “genéticamente decide”, si será hombre o mujer. Aquí vamos a dar algunos elementos que ayuden a despejar esta duda.

Algunas de las características que tenemos nos vienen de nuestro padre o nuestra madre, incluso de nuestros abuelos o abuelas: el color de los ojos, el tipo de pelo, el color de piel, hasta algunas enfermedades se heredan de ellos.

El sexo también es determinado de esta manera. Esta herencia se transmite a través de una información que recibimos mediante una estructura química presente en el núcleo de nuestras células. Esta estructura se llama cromosomas.

Para que un ser humano sea mujer, necesita tener dos cromosomas X (XX). Mientras que si es hombre tendrá un cromosoma X y otro Y (XY).

Entonces, en el momento de la fecundación, el óvulo que se libera del ovario trae la información de su cromosoma X, es decir, la mitad femenina de lo que necesita una célula. Los espermatozoides, en cambio, pueden ser X o Y. Es decir, pueden ser tanto femeninos como masculinos (XY).

Es así que cuando un espermatozoide (Y) se junta con el óvulo (X) el sexo del próximo bebé será masculino. Pero si el espermatozoide es (X) el sexo será femenino. Es por ello que son los espermatozoides del hombre quienes definen el sexo del futuro hijo.

Con esta información esperamos haya quedado claro para que la próxima vez que un hombre eche la culpa a las mujeres por no darle hijos o hijas, se le puede argumentar que es él quien está definiendo tal o cual cosa.

650_1200

La menstruación y sus mitos

La menstruación o regla es un proceso natural y sano. Las mujeres pueden seguir sus actividades normales durante el período que dure: bañarse (la higiene es importante), nadar, practicar sus deportes favoritos, bailar y hasta comer todo tipo de alimentos y frutas.

Sin embargo, todavía hoy en día existen muchas creencias de que la mujer que está menstruando es sucia, impura, que trae mala suerte, que no debe hacer tamales y que es mejor se mantenga alejada, como si estuviera apestada o maldita.

Esta forma de pensar que existe tanto en hombres como en mujeres deja vislumbrar el alto grado de represión a la cual están sometidas las mujeres desde muchos siglos. Todo lo que tiene que ver con la fertilidad de la mujer, como es también la sangre de la menstruación, es parte del poder creativo de las mujeres, poder que tiene mucha importancia social. Sin embargo, la sociedad dominada por hombres, intenta por todos los medios, incluyendo la Biblia, menospreciar a las mujeres y las declara impuras, indecentes e incapaces. Pero no lo son y tendrían que saberlo al menos las mismas mujeres.

Es cierto que en algunos casos, se puede dar que en los primeros días de la regla, las mujeres sienten tensión en los pechos, dolores de espalda, de piernas o cintura. O también su estado de ánimo es más sensible o pueden estar más propensas a irritarse con facilidad. Estas situaciones son normales, dado el nivel hormonal que existe durante ese período, por lo cual si las molestias son fuertes, se pueden hacer masajes en la zona del vientre, colocar una bolsa con agua tibia, acostarse o tomar algún té de orégano o de pelos de elote.

La menstruación comienza entre los 11 ó 12 años de edad, aunque pueden darse casos entre los 9 hasta los 15 años. La menstruación continúa durante toda la vida reproductiva de la mujer, hasta una edad de 50 años aproximadamente. Tiene una duración de tres a cinco días y la pérdida de sangre no es excesiva, hasta un cuarto de taza en total. El ciclo menstrual ocurre cada 28 días regularmente. En caso de irregularidades en su período es bueno consultar al médico para conocer las causas de dicha irregularidad.

e17795f0-6c16-43df-b2bc-438f1a8460ba

El embarazo (Parte 2)

Conocer acerca del desarrollo del feto durante el período de gestación nos permite tomar medidas adecuadas que puedan garantizar su desarrollo. En la nota anterior, conocimos sobre la primera etapa del embarazo. Aquí abordaremos las otras dos.

La segunda etapa de embarazo se conoce como PERÍODO FETAL. Es la etapa donde van creciendo cada una de las partes del feto, tanto sus órganos exteriores como interiores. Va desde los cuatro hasta los seis meses.

Las medidas que debe tener un feto en este período son de 15 cm, en el cuarto mes y de 35 cm en el sexto mes. El peso oscilará entre 120 gramos al inicio y 1,200 gramos al término de los seis meses.

Entre las características más destacadas en el cuerpo del feto es que sus huesos se endurecen; crecen los cabellos, vellos y las uñas; los órganos están madurando, aunque aún no están funcionando.

Y la última etapa antes del parto se llama PERÍODO DE MADURACIÓN. Ocurre entre los 7 y 9 meses. En esta etapa es el aumento considerable de peso, ya que va engordando y preparando su madurez para el nacimiento. Las medidas que presenta el feto son de 40 cm y hasta 50cm. El peso va desde 1,600 gramos en el mes 7 hasta 3,000 gramos al finalizar los 9 meses o 40 semanas. Los bebés que pesan menos de 2,500 gramos al nacer necesitan atención médica y cuidados especiales.

Es de hacer notar, además, algunos cambios físicos y psicológicos que ocurren en las mujeres durante el período de embarazo: ausencia de regla o menstruación; aumento de peso; cansancio; ansiedad, estrés y depresiones; crecimiento del vientre; crecimiento de los pechos; movimientos del bebé en el útero (a partir del quinto mes de embarazo).

Otros cambios también pueden ser: dolor de cintura o espalda; inflamación en los pies; náuseas y vómitos en los primeros tres meses; manchas en la cara; ardor de estómago o acidez; mareos; orinar a cada rato; estreñimiento; oscurecimiento de los pezones; línea oscura entre el ombligo y la vulva; y en la última etapa pueden desarrollarse hemorroides, várices, calambres musculares, flujo vaginal moderado y dificultades para respirar.

Dibujos Mujeres Embarazadas 4.jpg

El embarazo (Parte 1)

El embarazo es el periodo de gestación, caracterizado por diversas etapas, durante las cuales es importante dar seguimiento para garantizar un buen desarrollo del ser humano desde sus inicios.

El embarazo inicia con LA FECUNDACIÓN, que es cuando un óvulo maduro entra en contacto con un espermatozoide, después de una relación sexo coital, entre una una mujer y un hombre.

Posterior a la fecundación, viene la etapa del PERÍODO EMBRIONARIO. Esta etapa tiene una duración aproximada de tres meses, que va desde el primer mes hasta el tercer mes. Las medidas que presenta el feto en esta etapa van desde uno a siete centímetros y su peso de 0.5 gramos hasta los 20 gramos en el tercer mes.

Es durante este período que ocurre lo que se conoce como anidación y comienza a formar la placenta. Su corazón comienza a latir. La forma del embrión es como un renacuajo. Hacia el tercer mes, se comienzan a dibujar los dedos y los genitales. Igualmente, los párpados comienzan a abrirse.

Al final del período embrionario adquiere su forma definitiva, ya que se definen sus rasgos físicos, sexo, órganos internos, etc. Es un período delicado, ya que se pueden producir malformaciones por factores ambientales, medicamentos, virus, radiación, alcohol, tabaco, entre otros.

Para evitar riesgos se aconsejan algunas medidas como las siguientes: asistir con regularidad al control prenatal desde las etapas recientes del embarazo, es decir antes de las 20 semanas; observar y conocer todos los cambios que pasan en el cuerpo de la mujer; alimentarse adecuadamente; evitar comer comidas con exceso de grasa y carnes; tomar mucho agua; consumir solo medicamentos autorizados por un médico; que el embarazo sea asumido tanto por la madre como por el padre.

mujer-embarazada-feliz-fiestas-dia-de-la-madre-pintado-por-queyla-10535254

Conozcamos algunos métodos anticonceptivos!

Los métodos anticonceptivos son dispositivos utilizados para evitar los embarazos y algunos para prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual. No obstante, debido a la naturaleza de cada persona, no todos los dispositivos son adecuados. Algunos, incluso, provocan malestares muy fuertes, principalmente en la mujer, ya que es ella quien comúnmente utiliza dichos métodos.

Los métodos más comunes son:

  1. Los de barrera, como el condón y otro que no es muy conocido que se llama “diafragma”, que se coloca en la boca del cuello de la matriz y que no permite el contacto de los espermatozoides con el óvulo.
  2. Hormonales sistémicas, es decir, no solamente locales: la píldora y las inyecciones. Últimamente, también, existen implantes pequeños bajo la piel que despiden lentamente hormonas. A través de las hormonas se impide la ovulación, es decir la maduración y salida del óvulo del ovario hacia la trompa de Falopio, lo cual impide la fecundación.
  3. Mecánicos, como el DIU (Dispositivo Intra-Uterino), que puesto en la cavidad del útero dificulta la movilidad de los espermatozoides y del anidar del óvulo recién fecundado.
  4. Además de estos están los métodos definitivos de esterilización del hombre o de la mujer.

Es importante señalar que el condón o preservativo es el único método que no conlleva ningún peligro para la salud. Además de ayudar a prevenir un embarazo, también protege a ambos contra una infección de transmisión sexual.

 

Violencia sexual y de género

La violencia contra las mujeres es considerada como la violación a los derechos humanos más expandida en el mundo y constituye un grave problema en las relaciones entre hombres y mujeres.

Cuando hablamos de violencia sexual y de género son las violaciones de derechos que sufren las mujeres, solo por el hecho de ser mujeres. Se cree que todas las mujeres han sufrido esta violencia en algún momento de sus vidas, ejercida por un hombre familiar o desconocido. Los ambientes donde se manifiestan estas acciones son la casa, la escuela, el trabajo y la calle. Los daños que se generan en las mujeres no permiten que se alcance un desarrollo pleno para ellas.

El efecto es total, dado que al propio efecto físico se añade el efecto sobre la salud mental: baja autoestima, ansiedades, neurosis, depresiones; y el efecto social: marginalidad, exclusión, soledad y ruptura de lazos afectivos y con redes sociales.

En muchos casos, hoy en día esta violencia es tolerada y otras veces justificada. Se trata de un ciclo que se alimenta desde la propia sociedad, ignorando el problema, naturalizándolo, o asumiendo un silencio lleno de complicidad. Es común ver que la violencia hacia las mujeres es algo “natural”, sobretodo debido a que la dirección del mundo sigue estando en manos de los hombres.

El desafío es tanto para hombres como mujeres en tomar la responsabilidad de eliminar toda forma de violencia, participando en espacios educativos sobre temas relacionados con género, aprendiendo sobre cómo tener una mejor convivencia entre hombres y mujeres y asumiendo el compromiso de conocer, defender y respetar los derechos sexuales y reproductivos y otros.

La campaña Tengo Derecho busca sensibilizar a más personas cada día para que estos casos de violencia contra mujeres dejen de ser el denominador común de la realidad salvadoreña.

Es importante conocer cuáles son los derechos de los que gozamos para poder identificar cuándo se nos están violentando los mismos y poder luego denunciar cualquier tipo de maltrato, violencia o abuso.

violencia-de-genero

 

 

Adolescencia y salud sexual

La adolescencia es una fase comprendida entre los 10 y 19 años y es la etapa de la vida en la cual los seres humanos experimentamos un rápido crecimiento y desarrollo de nuestro cuerpo. Maduramos también en nuestras emociones y formas de pensar, sentir y actuar.

En la adolescencia se da una maduración cognoscitiva que nos permite un desarrollo psicológico y social, es decir, un desarrollo de nuestra personalidad. Comenzamos a tomar algunas decisiones y a perfilar nuestro futuro.

Debido a estos cambios importantes, es necesario informarnos muy bien y poner en práctica los aprendizajes para que logremos alcanzar un desarrollo integral.

En las mujeres:

Las niñas inician estos cambios más temprano que los niños, entre los 9 y 11 años de edad. Algunos de estos cambios son:

  • Aumento del tamaño de los ovarios
  • Aumento de la sudoración
  • La piel y el pelo producen más grasa
  • El cuerpo crece y aumenta de peso
  • Aparece el vello en las axilas y en la región genital
  • Puede comenzar a salir un líquido transparente en la vagina
  • Las caderas se ensanchan
  • Los pechos crecen
  • Inicia la menstruación

En los hombres:

Los cambios más comunes que experimentan los adolescentes son:

  • El cuerpo crece hasta alcanzar su nivel de hombre adulto
  • Aparece vello en las axilas y alrededor del pene y los testículos
  • Cambios en el tono de voz, haciéndose más grave
  • La piel se vuelve grasosa, mayor cantidad de sudor y comienzan a salir las espinillas
  • Crecen el pene y los testículos y comienzan a producir espermatozoides

Para alcanzar una buena salud sexual durante la adolescencia es importante estar atentos y atentas a los cambios que se van experimentando y buscar información confiable que les permita vivir plenamente su sexualidad.

En su etapa de desarrollo, el cuerpo sufre cambios y, ciertamente, hay muchas sensaciones y experiencias nuevas que poco a poco se van descubriendo en el cuerpo. Es sumamente importante entonces, informarse también sobre los derechos sexuales y reproductivos.

A continuación te compartimos una lista de los Derechos Sexuales y Reproductivos:

afiche-provida-v5

 

Facilitan jornada sobre Derechos Sexuales y Reproductivos

Habitantes de la comunidad El Pital, del municipio de San Luis del Carmen, Chalatenango, participaron en una jornada sobre derechos sexuales y reproductivos, organizada por la Asociación PROVIDA.

En dicha actividad se abordaron los temas correspondientes a los derechos que tenemos mujeres y hombres para gozar de una plena salud sexual y reproductiva. Se habló de las diferencias entre sexo y género, así como la importancia de luchar por conseguir una sociedad con oportunidades equitativas, donde nadie sea discriminado por razones de sexo, religión u otra condición.

Las mujeres que participaron estuvieron muy atentas a los temas y aprovecharon la jornada para expresar algunas dudas. Además, comentaron algunos temas relacionados con la maternidad y los embarazos.

Se habló además sobre casos de violencia física y psicológica de hombres hacia mujeres.

Réplica

La actividad desarrollada es una réplica del Diplomado en Salud Sexual y Reproductiva, impartido por PROVIDA a diferentes comunidades chalatecas, en el marco del proyecto “Educación, promoción y protección de los Derechos Sexuales y Reproductivos de niñas, niños, jóvenes y mujeres de 17 municipalidades de Chalatenango”.

Esta jornada en la comunidad El Pital fue facilitada por Yasmín Sosa, responsable de la Unidad de la Mujer de la Alcaldía de San Luis del Carmen. Ella participó el diplomado que impartió PROVIDA y, a partir de ese conocimiento recibido, ha realizado cuatro réplicas en su municipio.

Expresó que el diplomado le sirvió mucho “porque eran temas que no conocía. Además, me siento contenta porque en las réplicas impartidas cada vez han sido más mujeres las que se han sumado a las jornadas”.